Home

Noticias

«: Pacientes recuperados de covid-19 en España.

No hay comentarios News

El coronavirus no da tregua. Los españoles reciben cada día las cifras actualizadas de fallecidos y contagiados. Y de los que han ganado la batalla al COVID-19: 30.513 pacientes. Muchos son dados de alta entre aplausos después de días de aislamiento. Encarna, Adriana, Olga o Paco son pacientes que han superado el virus. Cada una de sus historias es diferente, pero destacan un mismo punto: la entrega del personal sanitario, el gran protagonista de estas semanas. Durante estos días de angustia, ellos están al lado de los pacientes. Con un sistema sanitario colapsado, todavía en algunos centros encuentran tiempo para acercar a los enfermos un teléfono, leerles una carta, ponerles una canción o informarles de las altas, mientras, exhaustos, muchos se van contagiando.

Encarna Vega, 81 años. Andalucía.
Encarna llevaba tres semanas con un resfriado cuando el 13 de marzo fue ingresada con una neumonía bilateral en el Hospital Universitario Virgen de la Victoria en Málaga, un centro público. Cuando le hicieron la prueba por coronavirus, dio negativo. Cinco días después, no mejoraba y volvieron a realizarle el test. Esta vez fue positivo. A sus hijas, que la habían cuidado en el hospital, las mandaron a casa sin hacerles la prueba porque no tenían síntomas.

Más de 20 días después de su ingreso, Encarna se encuentra aislada en un piso, y sus hijas se turnan para ayudarla durante el día. Dice encontrarse «psicológicamente hecha polvo», por estar separada de su familia, pero esta mujer de 81 años solo desprende optimismo al hablar.

«Supe que iba a salir por la dedicación que estaba recibiendo y la manera en la que me cuidaron todos. Fue increíble (…) Yo no quería que se entretuviesen conmigo, porque sabía que el virus avanzaba y había mucha demanda. Me decía a mí misma: ‘Dios mío, yo me tengo que ir cuanto antes para que venga otra persona'», relata.

Encarna se fijaba solamente en el número de curados y pensaba: «Tengo que aumentar ese número. Me tengo que ir». Ahora anima a todos a cumplir a rajatabla las medidas, pero «con alegría». «La alegría facilita un montón que tu organismo funcione perfectamente», comenta.

Y manda un mensaje: Es fundamental reconocer la valía de las personas que están dando su vida por los enfermos. «¿Hay algo más hermoso que eso? ¿Una sociedad que se despierta de la manera que se está despertando en general?», pregunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *