Home

Noticias

Cae el precio del petroleo

No hay comentarios Uncategorized

La caída del petróleo tiene amortiguador en el gas boliviano

Este lunes el precio de barril de referencia del WTI cayó a terreno negativo por primera vez en su historia después de registrar un desplome en un 305%.

Fue un lunes negro. El desplome histórico del precio del petróleo impactó al mundo, e inmediatamente se encendieron las alarmas en Bolivia ante las posibles consecuencias. Sin embargo, los expertos destacan que el impacto sobre el precio del gas boliviano no será directo gracias a la  fórmula creada para la venta de gas a nuestros principales mercados: Brasil y Argentina.

El precio internacional del petróleo no sólo cayó en un 66% en el primer trimestre de este año, ya bajo la sombra del coronavirus, sino que en este mes siguió en baja hasta que este lunes el barril de crudo estadounidense WTI llegó a cotizar por debajo de cero (-37,63 dólares), una cifra nunca antes registrada.

¿Este desmoronamiento del precio del petróleo tendrá impacto en el precio del gas que Bolivia le vende a Brasil y Argentina? Sí –porque el precio del gas está indexado al precio del petróleo–, pero no en la magnitud de lo ocurrido, gracias a lo que se llama la “fórmula mágica”, que Bolivia aplica desde los años 90, establecida en esa época en las negociaciones de compraventa entre YPFB y Petrobras.

Más de 10 años después se aplicó también la fórmula –con algunas modificaciones– para la compraventa de gas a Argentina, lo que, al igual que por las características del contrato con Brasil, permitió a Bolivia altos ingresos por la exportación de gas natural, que llevó al país a su mayor bonanza económica de la que disfrutó el gobierno de Evo Morales.

“Estas fórmulas dicen: ‘la relación entre precios no es directa. No es que hoy baja el precio del petróleo y mañana cae el precio o sube el precio del gas. Estas fórmulas, para el caso de Argentina, son de cada tres meses. Como es un promedio ponderado, recién vamos a ver esta reducción de los precios del petróleo de acá a tres meses”, explica el economista Gonzalo Chávez.

¿Y para el caso de Brasil? “La fórmula establece seis meses. A fin de año veremos el efecto. Y esa fue la manera en que se amortiguó, se creó un colchón, para que tanto la fluctuación hacia arriba y hacia abajo sean atenuadas, por lo que los ingresos que tú recibas no sean bruscamente transformados. Si hubiera una fórmula directa, mañana nuestro ingreso sería cero”, agrega.

Para tener una idea, detalla: Cuándo el precio del petróleo estaba en 100 dólares el barril, el precio del gas era de 10 dólares el millón de BTU. De ese ingreso, el 50% se va al Tesoro General de la Nación y sostiene la economía boliviana. Si el precio del petróleo baja a 50, el precio del gas será de 5 dólares el millón de BTU; si el precio del petróleo llega a 10, el precio del millón de BTU de gas será de 1 dólar.

La fórmula, sin embargo, protege de los cambios bruscos de precio no sólo al vendedor, sino también al comprador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *